CONTACTO

Calle Loa Nº 602

Calle Loa Nº 602

Teléfono

(591-4) 64-62213 / 64-54248
Fundación Acción Cultural Loyola

Frente de ataque: soldados rusos desesperados, sin suministros y con órdenes de atacar a civiles

  • image
  • Hace 4 meses

El equipo de Investigaciones Visuales del New York Times ha publicado un especial en el que analizan docenas de transmisiones entre soldados rusos en el campo de batalla que revelan que, desde los primeros días, se encontraron con graves problemas logísticos y fallos de comunicación.
El trabajo periodístico ha sido posible debido a que algunas unidades militares rusas utilizan frecuencias de radio no encriptadas. Esto significa que pueden ser fácilmente interceptadas y grabadas por cualquier radioaficionado.
En los audios, recogidos en el campo de batalla en torno a Makariv, a las afueras de Kiev, se puede ver cómo son frecuentes los errores de comunicación y las carencias a las que se enfrenta el Ejército ruso. El NYT ha verificado las comunicaciones cruzando esta información con pruebas visuales sobre el terreno, datos de geolocalización y relatos de testigos presenciales.
El diario también recoge conversaciones que documentan las órdenes del Ejército ruso de atacar indiscriminadamente zonas residenciales. “Dame las malditas coordenadas. Vamos a volar a esos bastardos hijos de puta en pedazos. Corto”, dice uno de los soldados. En otra de las conversaciones interceptadas, se da la orden de atacar una zona residencial con artillería después de limpiar el área de lo que llaman “propiedad”, que según la investigación puede ser la palabra clave para retirar de la zona al personal y equipo ruso.
El documento del NYT incluye conversaciones que se suceden a un ritmo frenético en situaciones desesperadas de soldados rusos bajo el fuego enemigo. “Mi situación es muy tensa.
Hay tanques acercándose. Hay un dron sobrevolando la zona. Están disparando desde todas las direcciones”. Hay incluso momentos en los que uno de los soldados rusos está al borde de las lágrimas: “No voy a poder conducir hasta allí. Las carreteras están bajo fuego. En el camino he sido disparado”.
En otra de las conversaciones, se escucha cómo una unidad militar pide soporte aéreo ante la ofensiva enemiga. “Necesitamos ayuda aérea. Los chicos están sufriendo” . Treinta minutos después, la ayuda no ha llegado: “¡Os habéis olvidado de la puta asistencia aérea!”, grita el soldado.
Los fragmentos también exponen pérdidas de tanques y están llenas de peticiones de tropas que reportan de carencias suministros. “Necesito urgentemente combustible, agua, comida”, dice otro soldado.
LOS TIEMPOS//