CONTACTO

Calle Loa Nº 602

Calle Loa Nº 602

Teléfono

(591-4) 64-62213 / 64-54248
Fundación Acción Cultural Loyola

Presidente de Luis Arce Compromete Desarrollo Sostenible en Acto de Conmeracion a la Masacre de Kuruyuki

  • image
  • Hace 19 semanas

En un emotivo acto conmemorativo del 132º aniversario de la Batalla de Kuruyuki, el presidente del Estado de Bolivia, Luis Arce Catacora, pronunció importantes declaraciones comprometiendo al Gobierno Nacional en la construcción de una Plaza del Bicentenario en homenaje a Apiaguaiki Tumpa y la edificación de un monumento, en reconocimiento a aquellos que lucharon valientemente en la batalla de Kuruyuki.

El mandatario expresó su preocupación por la crisis climática y la escasez de agua, asegurando el apoyo del Gobierno Nacional en la construcción de presas y represas para abordar de manera estructural esta problemática. Además, se comprometió a iniciar la perforación de pozos en colaboración con los alcaldes y gobernadores de la región, reconociendo la necesidad inmediata de enfrentar la crisis del agua de manera integral.

En un gesto significativo hacia la educación y el desarrollo de la región, el presidente anunció la entrega de 2336 hectáreas para fortalecer la Universidad Guaraní, reconocida por su excelencia en la formación de jóvenes técnicos en apicultura y piscicultura. Este proyecto integral busca potenciar módulos productivos con enfoque sostenible, fomentando la investigación académica y productiva para el beneficio de la unidad guaní y los pueblos de tierras bajas.

En un acto simbólico, el presidente entregó los títulos de usufructo al rector de la Universidad Guaraní, destacando el compromiso continuo de la institución en formar profesionales con conciencia, tecnología y valentía. Con este gesto, se busca que los hermanos guaraníes sigan aportando al país con su conocimiento en apicultura, piscicultura y otras disciplinas técnicas.

El 28 de enero de 1892 marcó el trágico episodio de la Masacre de Kuruyuki, cuando las fuerzas de Chuquisaca y Santa Cruz se enfrentaron a los chiriguanos en la serranía de Aguaragüe. Hombres, mujeres y niños chiriguanos, valientes pero superados en armamento, resistieron durante ocho horas antes de ser derrotados. Según estimaciones, entre 900 y 1000 chiriguanos murieron en la batalla, mientras que Apiaguaiki y otros líderes indígenas lograron escapar.

La persecución posterior resultó aún más devastadora. Tropas militares y terratenientes persiguieron a los chiriguanos, asesinándolos y confiscando sus bienes con el objetivo de eliminar cualquier vestigio de rebeldía indígena. Unos 2700 chiriguanos perdieron la vida, 1200 fueron tomados como prisioneros y esclavizados por los vencedores y hacendados locales. Los líderes capturados fueron ejecutados en público, mientras que aquellos que escaparon buscaron refugio en el norte argentino.

Apiaguaiki, líder indígena, fue traicionado por Guatinguay, cacique de Caruruti, quien lo llevó a una emboscada. Tras su captura, Apiaguaiki fue torturado durante 15 días y luego sometido a un Consejo de Guerra que ordenó su ejecución el 29 de marzo de 1892. Su muerte, marcada por la altivez de un gran caudillo, simbolizó el fin de las insurrecciones chiriguanas.

La plaza principal fue testigo de las ejecuciones, incluyendo a los capitanes Güaracota y Ayemoti. Apiaguaiki, tras un suplicio oscuro -se rumorea que fue empalado-, fue fusilado atado a un poste a las cuatro de la tarde. A pesar de pequeñas sublevaciones posteriores, la fecha se considera como el cierre de las insurrecciones chiriguanas, dando paso a la apropiación de los territorios indígenas del Chaco Boreal. Este sombrío episodio destaca la lucha y la tragedia de un pueblo indígena frente a la colonización y la violencia.